Connect with us

CIENCIA

La mayoría de los ensayos clínicos sobre el COVID-19 no tienen en cuenta las diferencias entre hombres y mujeres

Published

on

Lo reveló una investigación realizada por científicos de Holanda, Alemania y Dinamarca. Fue publicado en la revista Nature Communications. Encontraron que casi no existen estudios que registren el sexo biológico y la identidad de género de los participantes

Las mujeres suelen tener vómitos, mareos y pérdidas del olfato y el gusto más frecuentemente cuando se contagian el coronavirus. Los hombres sufren más neumonías. Pero pocos estudios que evalúan tanto los mecanismos del virus en el organismo, las vacunas y los tratamientos tienen en cuenta las diferencias de sexo biológico y género/ REUTERS/Yara Nardi

Las muertes por COVID-19 ya superaron los 3,9 millones de personas. Los hombres tienen un mayor riesgo de mortalidad por COVID-19 en comparación con las mujeres según los registros epidemiológicos en todo el mundo. Los hombres desarrollan más neumonías que las mujeres. En cambio, las mujeres suelen tener vómitos, mareos y pérdidas del olfato y el gusto más frecuentemente. El por qué de esa diferencia podría estar relacionado en la reacción inmunitaria del organismo de hombres y mujeres o con características específicas del proceso infeccioso del coronavirus. Pero aún falta mucho por conocer, y uno de los obstáculos es que los ensayos clínicos que se llevan a cabo en el mundo casi no consideran la variable del sexo biológico a la hora de llevar a cabo las investigaciones.

Investigadores de Holanda, Alemania y Dinamarca se pusieron a buscar cuánta atención se le prestaba realmente al sexo biológico y al género en los ensayos clínicos relacionados con COVID-19. Encontraron que la atención sobre el sexo y el género en las fases de registro y publicación de los estudios COVID-19 es “generalmente escasa”. Publicaron los resultados en la revista especializada Nature Communications.

Sólo 178 (4%) de los 4.420 estudios de una muestra tomada de ClinicalTrials.gov mencionan un plan para incluir el sexo/género como una variable analítica, informaron los autores. En tanto, 237 estudios (el 5,4%) planean muestras representativas o emparejadas por sexo o enfatizan la información sobre sexo/género y 935 (21,2%) sólo mencionan el sexo/género en el contexto de una declaración de reclutamiento.

Con el avance de la pandemia, se descubrió que las personas embarazadas o que han estado embarazadas recientemente tienen más probabilidades de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 en comparación con las personas no embarazadas. Por eso, hoy se considera que deberían ser un grupo priorizado para la vacunación/ REUTERS/Thales Carneiro

La mayoría de la muestra (2946 estudios, 66,7%) no menciona el sexo/género en el registro del estudio. De las 45 publicaciones de ensayos controlados aleatorios de intervenciones farmacológicas para la COVID-19 que identificaron, ocho (17,8%) informan de resultados desagregados por sexo o de análisis de subgrupos.

La escasez en la consideración del sexo y del género en los ensayos clínicos sobre COVID-19 podría ser una barrera para una mejor comprensión de la enfermedad. “La investigación de las diferencias de sexo podría proporcionar conocimientos esenciales sobre la fisiopatología del COVID-19 y posiblemente ayudar a la identificación de intervenciones eficaces. Además del estudio de las diferencias de sexo, se justifica un análisis que tenga en cuenta el género”, escribió el equipo científico liderado por Sabine Oertelt-Prigione, quien es especialista en medicina de género y trabaja en el Departamento de Atención Primaria y Comunitaria, del Centro Médico de la Universidad de Radboud, Nijmegen, en Holanda, y en la Facultad de Medicina OWL de la Universidad de Bielefeld en Alemania.

Aclararon por qué no es lo mismo “sexo” biológico y “género”. Señalaron: “El género, una variable multidimensional que describe la identidad, las normas y las relaciones entre los individuos, puede influir en el acceso a las pruebas, el diagnóstico, la atención médica y los tratamientos farmacológicos, y afectar significativamente a la disponibilidad de apoyo social, económico y logístico”.

Los investigadores de Dinamarca, Alemania y Holanda señalaron que la identidad de género puede ser diferente al sexo biológico. Ambas variables deberían ser consideradas a la hora de hacer ensayos clínicos sobre el COVID-19/ REUTERS/Susana Vera

El género también puede influir en el comportamiento preventivo y de riesgo, y posiblemente en el curso de la infección. Tanto el sexo como el género pueden influir en la farmacocinética, la farmacodinámica y el perfil de seguridad de los medicamentos”.

Antes, se habían publicado varios reclamos que instaban a incluir el sexo y el género en los ensayos COVID-19. “Excluir un sexo de los ensayos clínicos y no desglosar los resultados por sexo puede conducir a un aumento de la incidencia de efectos secundarios no deseados en la población no sometida a ensayo debido a la sobremedicación y otros factores”, alertaron.

También se había advertido que “no abordar la dimensión de género obstaculiza la oportunidad de reducir la desigualdad en la atención sanitaria, promover la acción preventiva y modular el curso de la infección y el acceso farmacológico”. Sin embargo, la inmensa mayoría de las investigaciones científicas que se han realizado sobre el COVID-19 no tienen en cuenta el sexo como una de las variables principales.

En los ensayos clínicos se deberían incluir los datos de sexo biológico e identidad de género de los participantes, señalan los investigadores del trabajo en Nature Communications. “La falta de consideración de estas variables puede socavar la reproducibilidad y generalización de los resultados”, argumentaron /REUTERS/Ammar Awad

Los autores del trabajo en Nature Communications pidieron igualmente tomar sus resultados con ciertas cautelas, principalmente por tres razones. La primera es que el tamaño de los ensayos condiciona la inclusión del sexo como una variable, ya que segregar los datos puede hacer que las estadísticas pierdan fuerza. “Sin embargo”, dice el informe, “la falta de consideración de estas variables puede socavar la reproducibilidad y generalización de los resultados”.

Además, señalaron que hay que considerar la trayectoria de los investigadores. Aquellos que se dedican a estudios observacionales generalmente están acostumbrados a incluir variables sociales como la pobreza, mientras que los investigadores experimentales no suelen priorizar esos factores. Por último, el factor nacional también desempeña un papel importante. La base de datos de la que se nutren tiene unos requerimientos específicos a la hora de registrar los estudios que pueden no ser más (o menos) restrictivos que en otros países. Como se centraron solo en ClinicialTrials.gov, reconocen que pueden haber pasado por alto una larga proporción de estudios realizados que no están registrados en esa base de ensayos clínicos. Esta decisión puede haber limitado “el valor global de nuestras conclusiones”, reconocieron los investigadores.

“Necesitamos que las agencias regulatorias den un paso al frente y pidan más transparencia, y necesitamos que los medios científicos apliquen reglas más estrictas a la hora de informar”, dijo la doctora Sabine Oertelt-Prigione. Para la investigadora, la falta de datos segregados por sexo y género puede haber enturbiado la conversación sobre las vacunas.

“Posiblemente podríamos haber tenido debates más informados sobre cómo asignar las vacunas, basadas en el riesgo de determinados efectos secundarios y podríamos haber sabido mejor qué esperar. Esto nos habría permitido informar mejor a los usuarios y generar mayor confianza”, considera esta experta.

CIENCIA

Descubren el funcionamiento de la neurociencia del placer

Published

on

By

Opera en un ciclo de tres etapas: deseo, gusto y aprendizaje. Pero las conclusiones indican que una buena vida implica involucrarse en actividades significativas. Por qué el sistema cerebral tiene que pasar por este ciclo de cambios de manera ordenada

Durante dos décadas, Kringelbach ha invitado a los participantes a escáneres de imágenes cerebrales para investigar lo que sucede en el cerebro cuando experimentan uno de los constituyentes más apreciados del bienestar: el placer (Getty Images)

Siglos después de que los más grandes filósofos del mundo reflexionaran sobre los secretos de una buena vida, la ciencia moderna ha hecho enormes avances interdisciplinarios en la comprensión del florecimiento humano.

Para el neurocientífico de Oxford, Morten Kringelbach, esto ha significado ir directamente a la fuente: el cerebro. Durante dos décadas, Kringelbach ha invitado a los participantes a escáneres de imágenes cerebrales para investigar lo que sucede en el cerebro cuando experimentan uno de los constituyentes más apreciados del bienestar: el placer. Por ahora, ha estudiado la neuroanatomía de la mayoría de los placeres: alimentos, drogas, música, mirar bebés lindos, incluso el sexo, a pesar de los desafíos obvios.

Resulta que hay mucho que podemos aprender sobre la condición humana estudiando el placer en el cerebro. Por ejemplo, los neurocientíficos pueden crear esquemas, o modelos cerebrales, de la actividad neuronal subyacente de diferentes regiones cerebrales en varios estados, a medida que miles de millones de neuronas y células gliales se comunican entre sí.

Estas percepciones, a su vez, se pueden aplicar en el tratamiento de condiciones que afectan el funcionamiento del circuito de placer, incluidos los trastornos neuropsiquiátricos y las adicciones. En última instancia, desentrañar los mecanismos cerebrales involucrados en la experiencia del placer, la felicidad y varios estados significativos podría señalar lo que realmente significa disfrutar, y ayudar a las personas a experimentar más de ello. Esta búsqueda ha sido la motivación principal de la investigación de Morten Kringelbach. En sus propias palabras, esto es lo que tiene que decir sobre la neuroanatomía del placer.

No solo sensación

Al ver, oír, oler o saborear algo que se considera como placentero, la información pasa a través de las cortezas sensoriales del cerebro

El placer es una forma de experimentar el mundo sensorial. Al ver, oír, oler o saborear algo que se considera como placentero, la información pasa a través de las cortezas sensoriales del cerebro. Pero ahí no es donde está codificado el placer. Gracias a la participación de varias regiones cerebrales, es algo que se añade más adelante como un brillo hedónico.

Así, el placer no es meramente una sensación o un pensamiento. El placer consiste en ciclos de deseo, gusto y aprendizaje. Una buena vida depende de un sistema cerebral que pueda pasar por este ciclo de cambios de manera ordenada.

¿Qué sucede en el cerebro al experimentar placer? Para el bebedor de café, el ciclo del placer comienza incluso antes de que ingiera su primer sorbo. Comienza con la expectativa y la anticipación del evento. Ninguna información (por ejemplo, vista, olfato, gusto) ha entrado hasta ahora a través de los órganos sensoriales. Sin embargo, se detecta que el café está ahí fuera, y basado en las experiencias anteriores, se tiene un deseo.

En esta etapa, una gran parte del cerebro se dedica a tratar de encontrar maneras de llegar al objetivo. Es como si el cerebro dijera que hay algo importante en el entorno que necesita atención. A medida que pasa el tiempo, el sujeto se sentirá cada vez más motivado para atenderlo, hasta que finalmente e levantes y se haga un café. Una vez que las experiencias sensoriales de ver, oler y saborear se activan, los puntos calientes hedónicos en el cerebro también lo hacen y el placer se intensifica. Se inicia la etapa del gusto.

Para el bebedor de café, el ciclo del placer comienza incluso antes de que ingiera su primer sorbo. Comienza con la expectativa y la anticipación del evento EUROPA ESPAÑA SOCIEDAD BRYAN THOMAS

A medida que se bebes el café, las expectativas se actualizan constantemente. La etapa de aprendizaje incluye cumplir las expectativas. Cuando algo sale mal y lo que se espera no se cumple (por ejemplo, cuando el café sabe mal), eso es un obstáculo para el placer. Si la red funciona sin problemas, después de un tiempo se saciará. El cerebro aprenderá de la experiencia actualizando las asociaciones y haciendo predicciones futuras. Entonces el ciclo se detendrá y e pasarás a otras cosas.

Si el placer funciona mal

En lugar de pasar por el circuito de desear-gustar-aprender donde las cosas naturalmente se reducen y uno puede seguir adelante con su día, las personas adictas están atrapadas en un bucle de repetición. Por ejemplo, pueden experimentar una motivación extrema (desear) sin la recompensa (gustar) y seguir volviendo al deseo, porque no parece ser suficiente para permitirles proceder a la etapa de disfrute y saciedad.

Anhedonia, la condición cuando uno ya no se puede sentir placer, es un síntoma clave de los trastornos neuropsiquiátricos. Una persona deprimida, por ejemplo, todavía puede estar motivada para tomar café, pero cuando lo hace, puede que no sienta placer por ello. Esto puede empeorar las cosas, ya que pueden sentir que debería estar experimentando alegría, pero no lo hace.

La corteza orbitofrontal, la parte del cerebro detrás de los ojos, es un jugador principal en la sala de máquinas del placer. Otras regiones, incluidas las nucleus accumbens y pálido ventral, también son importantes. Si se eliminan algunas de estas regiones de los cerebros de ratas, ya no mostrarán la reacción de placer con sus bocas cuando se les administre agua dulce. Casi como un sistema de votación, todas estas regiones necesitan estar comprometidas entre sí para que el placer se perciba. Afortunadamente, el sistema está hecho de muchas partes, por lo que cuando una región funciona mal, las otras partes pueden trabajar juntas y compensar.

El cerebro es una máquina que está funcionando todo el tiempo

A medida que el ciclo de placer se inicia, las neuronas de estas regiones comienzan a “hablar” entre sí en formas de sincronización y desincronización. Las señales eléctricas se convierten en señales químicas en la unión sináptica, antes de convertirse en señales eléctricas de nuevo y seguir adelante.

Es un paisaje dinámico, con una miríada de rutas por las que viajan las señales. Lo que facilita este movimiento constante son los neurotransmisores en la unión sináptica. Hacen que sea más fácil o más difícil que las señales pasen a través de varias regiones. Por ejemplo, durante un orgasmo, debido a la liberación de neurotransmisores, de repente puede ser mucho más fácil para las señales viajar entre la corteza orbitofrontal y otras regiones que normalmente no pueden estar directamente vinculadas.

El cerebro es una máquina que está funcionando todo el tiempo. Hay muchas rutas que pueden encenderla. Algunas son hedónicas (que tienen que ver con el placer y el afecto positivo), como el café o el sexo. Otros son más eudaimónicas (que tienen que ver con significado, compromiso y autorrealización), como ser voluntario o expresar gratitud. Frecuentemente, las actividades eudaimónicas no se sienten placenteras en el momento. De hecho, incluso pueden sentirse difíciles. Es solo después, en retrospectiva y cuando se interpreta la experiencia como significativa, que se puede deducir placer de ellas.

Image shows the thoughts inside someones head in a creative way. (Getty Images)

Uno de los descubrimientos neurocientíficos más fascinantes es el estrecho vínculo entre el dolor y el placer. Considera el ejemplo del dolor fantasma de las extremidades, que es reportado inicialmente por alrededor del 80% de las personas que tuvieron amputaciones. Con el tiempo, entre el 10-25% de los pacientes, el dolor fantasma de las extremidades puede provocar dolor crónico, que es muy difícil de tratar.

Cuando los neurocirujanos toman electrodos y realizan estimulación cerebral profunda en estos pacientes con 20 Hz (la región objetivo recibe 20 pulsos eléctricos por segundo), los pacientes reportan un alivio casi instantáneo. Pero cuando se estimulan las mismas regiones con 50 o 100 Hz, el dolor empeora. Es la misma red la que provoca el alivio (placer) y dolor insoportable, y la que se activa con la intensa incomodidad durante una maratón se convierte repentinamente en el impulso para un corredor.

Más que acumular placeres

“Es un mito que los hedonistas sean más felices que otras personas. Aquellos que se encuentran en una persecución interminable de placer por el placer mismo a menudo son infelices”, advierte Sendaia Laiol, neurocientífica abocada a la investigación del placer en la Universidad de California. Tener un sentido de significado y un propósito general es central para que las personas florezcan. El significado puede derivarse de relaciones, de poner esfuerzo en varias actividades, e incluso de superar dificultades. “La afinidad neurobiológica entre el dolor y el placer en nuestros cerebros puede ser paralela al vínculo conmovedor entre el sufrimiento y el florecimiento en nuestras vidas”, indica la especialista.

La dopamina es parte de la danza del placer. Es lo que motivará a levantarse y tomar el café en el que se sigue pensando. Pero la dopamina no es lo que da la recompensa cuando se bebe el café, son los opioides. “El placer no se trata tanto de la dopamina y los opioides en sí, sino de cómo el cerebro se comunica entre varias regiones. Los neurotransmisores cambian el cableado de las regiones y cómo se relacionan entre sí”, explica Laiol.

Continue Reading

CIENCIA

Si ya recibí las dos dosis de la vacuna contra el COVID, ¿es seguro ir al gimnasio?

Published

on

By

Expertos médicos aconsejan evaluar si el lugar tiene ventilación cruzada y si se cumplen con los protocolos de prevención

En los gimnasios, como en otros lugares cerrados, el riesgo de contagio del coronavirus puede ser mayor, advierten expertos. Antes de ir, si una persona ya fue vacunada, debe evaluar si el gimnasio cumple con la ventilación cruzada, el distanciamiento y la higiene (REUTERS/Manuel Silvestri)

Desde el año pasado, los gimnasios para practicar deportes pasaron a estar en la lista de lugares cerrados donde hay un aumento del riesgo de contagiarse el coronavirus. Como se sabe que muchas personas pueden estar contagiadas sin manifestar síntomas y contagiar a los demás al exhalar, al hablar, o al gritar, el ambiente de los gimnasios puede estar con el virus en el aire por horas. Pero ahora que hay más personas que ya han recibido el esquema completo de las vacunas contra el COVID-19, ¿es seguro volver al gimnasio si ya se recibieron las dos dosis?

Expertos consultados por Infobae consideran que hay que evaluar bien la situación antes de decidirse por asistir a un gimnasio cerrado si ya se recibieron las dos dosis de vacunas. Porque aun con las vacunas, el riesgo de contagiarse el coronavirus no es igual a cero. Incluso, enfatizan en la recomendación de practicar actividad física al aire libre y con distanciamiento social.

“La mejor vacunación no excluye todas las medidas de prevención que son de público conocimiento, como el distanciamiento social de dos metros, la higiene de manos, el uso adecuado del barbijo o mascarilla y no hacer reuniones sociales”, dijo a Infobae el médico cardiólogo Ricardo López Santi, director del Consejo de la Comunidad de la Sociedad Interamericana de Cardiología.

Las vacunas aumentan la inmunidad contra el coronavirus -señaló López Santi-, pero no evitan el contagio en todas las personas. “Hoy hay pacientes con las dos dosis que están con asistencia respiratoria mecánica. Por lo cual, hay que tener en cuenta que la vacuna mejora nuestras defensas, pero no nos hace invulnerables al virus”, remarcó.

Las vacunas aumentan la inmunidad contra el coronavirus -señaló Ricardo López Santi, de la Sociedad Interamericana de Cardiología-, pero no evitan el contagio en todas las personas. Hoy hay pacientes con las dos dosis que están con asistencia respiratoria mecánica (REUTERS/Andrew Couldridge)

En el contexto actual de la pandemia y con la segunda ola que ha llevado a tensionar el sistema de salud nuevamente, con escasez de camas disponibles, el especialista de la Sociedad Interamericana de Cardiología afirmó: “La recomendación es hacer actividad física. Si se la practica con otros, es mejor hacerlo en espacios abiertos y al aire libre”.

En tanto, el doctor Jorge Franchella, director del Programa de Actividad Física por la Salud y el Deporte, Hospital de Clínicas de la Universidad de Buenos Aires, comentó a Infobae: “Si la pandemia fuera un incendio global, habría menos problemas de percepción del riesgo. Pero, como el coronavirus puede estar en el aire, y más concentrado en los ambientes cerrados, la gente no percibe tanto el riesgo y no sigue los cuidados recomendados”.

Para Franchella, “la persona que ya recibió las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19 no debería pensar que es una capa total de protección. Por supuesto que tiene que practicar actividad física, pero antes se debe evaluar el riesgo del lugar. Si el gimnasio cuenta con ventilación cruzada permanente, y se respeta el distanciamiento y se evita hablar, podría ser una opción. Pero lo mejor hoy es hacer actividad física al aire libre”.

En la Ciudad de Buenos, los gimnasios volvieron a abrir, pero con una capacidad máxima del 30% en su interior. Según el Gobierno porteño, la permanencia en las instalaciones debe ser acotada para permitir la adecuada limpieza y desinfección de los objetos y superficies de uso frecuente. Se debe reservar un turno previo, con duración máxima de una hora. Se debe utilizar el barbijo en todo momento “quedando exceptuado su uso solo en los momentos específicos en los que se realiza la actividad física”. También se debe mantener una distancia mínima de 2 metros con cualquier persona y una ventilación permanente en todos los espacios abiertos al público. Las normas con respecto a los gimnasios puede variar en cada ciudad.

¿Hay que usar barbijo al aire libre mientras se practica deportes? “Depende del lugar donde se practique”, contestó Franchella, quien también es director del Centro de Investigaciones del Magnesio en la Salud (CIMS). Conviene caminar o correr con barbijo en un lugar al aire libre donde hay una alta concentración de personas. “Se podría correr sin barbijo, pero hay que asegurarse que las otras personas -si no conviven- se encuentren al menos a 10 metros”, precisó. “En el caso de andar en bicicleta, mantener una distancia de 20 metros con la otra persona”.

El coronavirus puede estar en el aire, y más concentrado en los ambientes cerrados. Pero como el virus no se ve, la gente no percibe tanto el riesgo y tiende a no seguir los cuidados. Se necesita ventilación cruzada permanente en los lugares cerrados (REUTERS/Lee Smith)

En los Estados Unidos, donde el esquema de inoculación marcha más rápido, también los expertos médicos han advertido que la vacunación no significa riesgo cero. Abinash Virk, médico especialista en enfermedades infecciosas de la Clínica Mayo, le dijo al diario The Washington Post que el país se encuentra en una “zona de transición”. La mezcla de personas con diferentes estados de vacunación significa que dentro de un gimnasio se podrían encontrar en una “situación híbrida en la que la mayoría de la gente no va a estar vacunada”.

Sin los esfuerzos adecuados de mitigación de riesgos y la clientela vacunada, los gimnasios y las clases de entrenamiento siguen siendo “espacios interiores bastante arriesgados”, consideró Richard Corsi, experto en calidad del aire interior y decano de la Facultad de Ingeniería e Informática Maseeh de la Universidad Estatal de Portland.

Los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) han señalado que los barbijos o mascarillas, y una mejor ventilación son imprescindibles al estar en gimnasios cerrados. Lo ideal sería que los espacios de fitness interiores tuvieran una alta rotación de aire, según Linsey Marr, experta en aerosoles de Virginia Tech que estudia la transmisión aérea de los virus.

Continue Reading

CIENCIA

Aumentan los casos de coronavirus en casi todo Estados Unidos a causa de la variante Delta

Published

on

By

El número de infectados aumentó en 45 estados y preocupa a las autoridades sanitarias que ven cómo se expande la nueva amenaza viral. Los pacientes hospitalizados son más jóvenes que el año pasado

Jul 10, 2021; Los Angeles, California, USA; A COVID-19 coronavirus face mask advisory is seen at Dodger Stadium before a game between the Arizona Diamondbacks and the Los Angeles Dodgers. Mandatory Credit: Kirby Lee-USA TODAY Sports

El rebrote de coronavirus que vive hoy Estados Unidos tiene a los expertos preocupados por la comprobada mayor cantidad de infectados que está generando el virus. En realidad, la causante es una nueva variante de la cepa original, llamada variante Delta, surgida en India a finales de 2020.

Tal como predijeron los expertos en salud, la combinación de personas no vacunadas y la cepa Delta de coronavirus, más contagiosa, ha provocado nuevos aumentos repentinos de COVID-19. Así lo confirma información oficial en 45 estados, donde las tasas de casos nuevos la semana pasada son al menos un 10% más altas que las tasas de casos nuevos la semana anterior, según datos de la Universidad Johns Hopkins. Y en 34 estados, los casos nuevos la semana pasada son al menos un 50% más alto que los casos nuevos la semana anterior.

El aumento de casos respecto a cifras de una semana atrás en EEUU (Univ. Johns Hopkins)

Según publica la entidad médica, solo tres estados, Maine, Dakota del Sur e Iowa, están experimentando disminuciones de entre el 10% y el 50%. Y en los de Delaware y Arkansas las tasas son aproximadamente las mismas que la semana anterior. La gran mayoría de los casos nuevos de Covid-19, las hospitalizaciones y las muertes tienen una cosa en común: se encuentran entre personas no vacunadas, dicen los médicos.

El experto epidemiólogo y asesor de la Casa Blanca, Anthony Fauci, indicó que en los condados donde las tasas de COVID son actualmente las más altas, existe una correlación directa con el hecho de que la gran mayoría de los residentes no están vacunados. “Más del 99 por ciento de las personas que murieron por causas relacionadas con COVID en junio no estaban vacunadas”, precisó Fauci, y el aumento de delta significa que “estamos viendo un incremento de las hospitalizaciones y muertes entre las personas no vacunadas”, dijo la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC), la doctora Rochelle Walensky. Más del 99% de todas las muertes por Covid-19 en junio se produjeron entre personas no vacunadas, agregó Walensky.

Aproximadamente un tercio de los estadounidenses no están completamente vacunados y son vulnerables a la variante delta. Nuestra lucha contra este virus no ha terminado”, aseguró el presidente Joe Biden durante una conferencia de prensa la semana pasada.

FILE PHOTO: Vials with Pfizer-BioNTech and Moderna coronavirus disease (COVID-19) vaccine labels are seen in this illustration picture taken March 19, 2021. REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo

Missouri tiene una de las tasas de vacunación más bajas del país y uno de los peores brotes de la variante Delta. La situación es tan mala en Missouri que EEUU desplegó un equipo de emergencia para ayudar a detener la propagación , incluidos miembros de los CDC y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias. El médico de emergencias de Springfield, Howard Jarvis, dijo que los pacientes de Covid-19 que está viendo son más jóvenes que nunca. Y todos los pacientes de Covid-19 admitidos en su hospital durante este aumento no han sido vacunados.

“Si están lo suficientemente enfermos como para ser admitidos en el hospital, no están vacunados. Ese es el denominador común absoluto entre esos pacientes. Al principio de la pandemia, y ciertamente antes de que tuviéramos las vacunas, veíamos una población de pacientes mucho mayores en el departamento de emergencias y eran admitidos en el hospital. En las últimas semanas, hemos visto una población mucho más joven”, dijo. “Estamos viendo a mucha gente de entre 30, 40 y 50 años. Estamos viendo a algunos adolescentes y también a algunos pacientes pediátricos”, agregó el experto.

En el condado de St. Louis, los funcionarios dijeron que la tasa de casos nuevos aumentó en un 63% en las últimas dos semanas. “Se acerca un maremoto hacia nuestras poblaciones no vacunadas. Esta variante se está propagando rápidamente, y esta variante tiene la capacidad de devastar a quienes la siguen. Y por eso es tan importante vacunarse ahora”, dijo el ejecutivo del condado, Sam Page.

People take part in the Hometown Heroes ticker tape parade, to honor essential workers for their work during the outbreak of the coronavirus disease (COVID-19), up New York City’s “Canyon of Heroes” in lower Manhattan in New York City, New York, U.S., July 7, 2021. REUTERS/Andrew Kelly TPX IMAGES OF THE DAY

El linaje de Delta incluye tres subtipos principales (B1.617.1, B.1.617.2 y B.1.617.3), que albergan diversas mutaciones de la proteína Spike en el dominio N-terminal (NTD) y el dominio de unión al receptor (RBD) que pueden aumentar su inmunidad potencial de evasión. Se cree que B.1.617.2, también denominada variante Delta, se propaga más rápido que otras variantes”, explicaron los investigadores franceses en un estudio de Nature.

Los expertos analizaron la eficacia de los anticuerpos producidos por la infección natural y por las vacunas contra el coronavirus para neutralizar las variantes alfa, beta y delta, así como una variante similar a la versión original del virus. Para ello, analizaron muestras de sangre de 103 personas que se contagiaron de coronavirus. El estudio descubrió que la variante delta era mucho menos sensible que la alfa en las muestras de personas no vacunadas de este grupo. El equipo también analizó muestras de 59 personas después de haber recibido la primera y la segunda dosis de las vacunas de AstraZeneca o Pfizer-BioNTech. Solo en el 10 por ciento de las muestras de sangre de las personas inmunizadas con una dosis de las vacunas de AstraZeneca o Pfizer-BioNTech se observó la capacidad de neutralizar las variantes delta y beta en experimentos de laboratorio. Sin embargo, una segunda dosis elevó esa cifra al 95 por ciento.

A sign encouraging COVID-19 vaccination is seen outside a park on June 30, 2021, in Birmingham, Alabama. – A black minority suspicious of vaccines in general, and conservative white rural people convinced that the vaccine is more dangerous than Covid-19: Alabama and several southern states in the United States have among the lowest vaccination rates, making this deprived region an Achilles heel in the face of the coronavirus. (Photo by Elijah Nouvelage / AFP)

Desde que se identificó por primera vez en octubre de 2020, la variante delta se ha distinguido como la variante conocida más transmisible del coronavirus. Sin una vacunación generalizada y una adherencia rígida a las medidas de salud pública, como el uso de máscaras y el distanciamiento social, se ha permitido que el SARS-CoV-2 mute y evolucione con el tiempo y seguirá haciéndolo.

Los datos sugieren que esta variante es tres veces más infecciosa que la cepa de coronavirus original, según Tom Frieden, ex director de los CDC que fundó Resolve to Save Lives. Pero no está claro si este virus es más letal o conduce a una enfermedad más grave, dijo la doctora Yvonne Maldonado, jefa de la División de Enfermedades Infecciosas Pediátricas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. Algunos datos sugieren que los síntomas asociados con una infección de la variante delta (secreción nasal y dolor de garganta) pueden ser ligeramente diferentes a los de antes en la pandemia. Por ejemplo, la pérdida del sentido del olfato se informa con menos frecuencia.

Continue Reading

Trending