Connect with us

Sin categoría

Tras el anuncio de un nuevo confinamiento estricto, qué pasará con los permisos de circulación y qué hacer en cada caso

Published

on

Luego de que el presidente Alberto Fernández comunicará más restricciones en las zonas del país que se encuentren en alerta epidemiológica, quiénes deberán volver a tramitar el certificado para circular

Tal como estaba previsto, ante el aumento sostenido de contagios y muertes por coronavirus, el presidente Alberto Fernández anunció el endurecimiento de las medidas de restricción para las zonas de la Argentina que se encuentren en alerta epidemiológica.

Entre otras cuestiones, el mandatario nacional explicó que a partir del sábado próximo comenzará un periodo de nueve días de confinamiento estricto en los que solamente podrán circular los trabajadores esenciales y algunas otras personas que cuenten con habilitación especial.

Si bien los detalles de este nuevo aislamiento se conocerán recién cuando se publique en el Boletín Oficial el decreto presidencial correspondiente, el Gobierno ya dejó trascender cuáles serán los requisitos que deberán cumplir los ciudadanos para poder dirigirse a sus empleos y actividades permitidas.

En este sentido, se aclaró que los certificados de circulación de los esenciales “quedan activos” y no es necesario volver a tramitarlos en el contexto de las nuevas restricciones para mitigar la pandemia de coronavirus, mientras que las autorizaciones no esenciales “se darán de baja” y habrá que volver a tramitarlas en argentina.gob.ar/circular.

A su vez, los permisos especiales de 24 y 48 horas también “se darán de baja” y pueden volver a solicitarse, al igual que sucederá con las habilitaciones de padres y alumnos para trasladarse a las escuelas, en caso de tener clases presenciales.

El Gobierno endurecerá los controles (NA/Marcelo Capece)

A su vez, los permisos de vacaciones “se darán de baja y no se podrán volver a tramitar”, agrega la información oficial.

Respecto del transporte público, “está reservado para quienes cumplen tareas esenciales”, quienes estarán incluidos en una lista que se puede consultar en el vínculo argentina.gob.ar/circular/actividades-permitidas.

Los permisos no se editan, y si al tramitarlos se comete algún error o es preciso actualizar la información, habrá que volver a hacer todo el proceso de solicitud. Si una persona esencial no incluyó la tarjeta SUBE en el permiso, debe volver a tramitarlo con el número de tarjeta para poder utilizar el transporte.

Si ya se cuenta con un permiso de circulación, se puede ver y mostrar en la App Cuidar, Mi Argentina, descargarlo en la web e imprimirlo. “Ninguna app es obligatoria, pero los permisos para circular sí”, agregó la información oficial.

Para tramitar un permiso, es necesaria la última versión de DNI. Las consultas sobre DNI y nro. de trámite del DNI se pueden hacer en @renaper_ar.

En caso de dudas sobre los Certificados de Circulación, se puede escribir con el hashtag “permisos” a la Mesa de Ayuda: bit.ly/MesaDeAyuda-CUHC.

Cómo tramitar nuevamente el certificado de circulación

A través de la web del Gobierno o de la App Cuidar, los esenciales deben indicar su provincia de residencia y el motivo de excepción por el cual se reclama la autorización: “Porque tenés que viajar a tu trabajo” y “Permisos especiales”, son las opciones. En este último grupo entran los padres y madres separados; las personas que necesiten hacer trámites impostergables, urgencias y aquellos que realicen asistencia a familiares.

Paso 1: Ingresar a la web https://www.argentina.gob.ar/circular.

La web se encuentra disponible desde el comienzo de la pandemia

Paso 2: Scrollear hacia la parte más baja de la página y clickear el recuadro azulado con la inscripción: “Tramitá tu certificado único habilitante para circular”.

Las actividades no esenciales deberán tramitar nuevamente el permiso

Paso 3: Ante la consigna: “Primero informanos si tenés DNI”. Allí clickear en “Sí” y luego clickear en “Continuá”.

s necesario tener a mano el documento de identidad

Paso 4: Seleccionar la provincia argentina de residencia. Para los porteños, clickear en “Ciudad Autónoma de Buenos Aires”. Luego, volver a clickear en “Continuá”.

Las restricciones varían según la provincia

Paso 5: Especificar el motivo por el cual se solicita la excepción. Puede ser para trasladarse al trabajo o por otros motivos de fuerza mayor, como asistir a personas con dificultades de movilidad o personas mayores. En caso de elegir el traslado al trabajo, se abrirá una nueva solapa, donde se requiere una especificación más detallada sobre el rubro laboral del solicitante. Una vez rellenados esos puntos, clickear en “Completar el Formulario”.

Se desplegará una lista con las diferentes razones por las que se puede solicitar el permiso

Paso 6: Completar el formulario y cada detalle que se le solicita.

El sistema solicitará datos personales

Paso 7: El último requisito del formulario pide “adjuntar documentación de respaldo que justifique el permiso (recibo del empleador, monotributo, carta del empleador). El archivo no puede pesar más de 10 Mb y se aceptan los formatos .doc, .docx, .pdf, .jpg y .png Una vez finalizado, es importante marcar la penúltima casilla que tiene la frase “No soy un Robot”, y luego sí clickear “Solicitar Certificado”.

Paso 8: Al cabo de unos minutos, le llegará la confirmación de que su solicitud de permiso de circulación fue registrada correctamente. El propio sistema se lo confirmará en la misma página web. En el plazo de 4 horas, cada solicitante podrá consultar el estado de su certificación en la misma web.

Al cabo de unos minutos, le llegará la confirmación de que su solicitud de permiso de circulación fue registrada correctamente

Paso 9: Se debe entrar nuevamente a la página https://www.argentina.gob.ar/circular, scrollear hacia abajo y esta vez clickear el cuadro naranja de la derecha, con la inscripción “¿Pasaron 4 horas desde que lo tramitaste? Descargalo”.

El código QR será el permiso correspondiente.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin categoría

Un juez, un ex funcionario y varios secretarios: quiénes se perfilan para ocupar dos lugares clave en Comodoro Py

Published

on

By

Se trata de los juzgados de primera instancia que eran de Canicoba Corral y Bonadio. El Consejo de la Magistratura dio a conocer hoy el orden de mérito provisorio de los postulantes

El Consejo de la Magistratura de la Nación dio a conocer hoy el orden provisorio de los postulantes que compiten para cubrir los juzgados federales 6 y 11 de los tribunales de Comodoro Py que están vacantes desde la renuncia de Rodolfo Canicoba Corral y el fallecimiento de Claudio BonadioEntre los 10 primeros están un juez de la ciudad de Buenos Aires, un ex funcionario del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta y muchos secretarios judiciales que buscan dar el salto a magistrados en su carrera carrera judicial.

Fuentes judiciales informaron a Infobae que esta mañana la Comisión de Selección del Consejo, a cargo de la diputada Graciela Camaño, develó las claves que tienen cada uno de los postulantes. Así se supo el puntaje que cada uno de ellos obtuvo por el examen que rindió y por sus antecedentes laborales y académicos. Con esa sumatoria se elaboró el orden provisorio del concurso. Ese orden no es el definitivo ya que al concurso le faltan otros pasos que lo pueden alterar. Pero sí marca quienes quedaron con mejores chances de ser nombrados en los juzgados.

El primer lugar fue para Gonzalo Rúa que obtuvo un total de 177,75 puntos, 92,75 por el examen y 85 por los antecedentes. Rua es desde 2003 juez penal de la ciudad de Buenos Aires e integra el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP). El segundo lugar fue para la única mujer entre los 10 primeros. Albertina Caron, secretaria judicial del juzgado federal de Daniel Rafecas, obtuvo 1,67,6 puntos.

En el tercer lugar quedó Pablo Cina, secretario federal del Tribunal Oral Federal 2 de San Martín, con 157,3 puntos; en el cuarto Matías Latino, secretario de la Cámara Federal de San Martín, con 151 puntos; y en el quinto el único de los mejores postulantes que no trabaja en el Poder Judicial. Se trata de Federico Gasipi, quien fue funcionario el gobierno porteño de Rodríguez Larreta. Gasipi, que obtuvo 147,1 puntos, fue desde enero de 2016 a diciembre de 2019 jefe de gabinete del Ministerio de Desarrollo Urbano Transporte de la ciudad de Buenos Aires. Tuvo un paso por la justicia de Comodoro Py en donde trabajó en el juzgado federal 4.

Raúl Roust, secretario del juzgado federal de Campana, quedó sexto con 146,93 puntos; Javier Teodoro Álvarez, secretario letrado de la Procuración General de la Nación, séptimo con 144,9 puntos; Pablo Flores, secretario de la Cámara Federal de San Martín, octavo con 144,1 puntos; Carlos Oneto, secretario del Tribunal Oral Federal de Mar del Plata, noveno con 142,6 puntos; y Leonardo D’Ascenzo, secretario de la Fiscalía 15 ante los Tribunales Orales Criminales de la ciudad de Buenos Aires.

El juez Gonzalo Rúa, primero en orden de mérito provisorio (Gustavo Gavotti)

El listado completo lo integran 97 personas, que son quienes se presentaron a rendir el examen. Ahora vienen otros pasos del concurso: la etapa de impugnaciones, de entrevistas personales con los candidatos y el orden definitivo que analizará el Consejo para enviar una terna al Poder Ejecutivo Nacional, donde se elige a uno por cargo y se remite su nombre al Senado de la Nación para su aprobación definitiva como juez.

Las vacantes son para dos cargos que no pasan desapercibidos para la política. En Comodoro Py tramitan las causas por corrupción del poder político y económico. Y los juzgados de primera instancia son el puntapié inicial de esos expedientes.De hecho, en los juzgados 6 y 11 hay causas importantes.

En el 6, que era de Canicoba Corral hasta su jubilación en julio del año pasado, está la investigación del atentado a la AMIA, ocurrido el 18 de julio de 1994 y que está con órdenes de captura internacional para cinco iraníes acusados por el hecho. También tiene la causa por las presuntas irregularidades en la causa llamada “peajes”, en la que están imputados ex funcionarios del gobierno de Mauricio Macri.

El Consejo de la Magistratura de la Nación (Maximiliano Luna)

Por su parte, en el juzgado 11, de Bonadio hasta su fallecimiento en febrero del 2020, hay un remanente de la llamada causa de los “cuadernos de la corrupción” y tiene el expediente por presunto lavado de dinero en una cuenta que el fallecido fiscal Alberto Nisman tenía en Estados Unidos con 500 mil dólares.

Esas dos vacantes no son las únicas que hay en Comodoro Py. También están abiertos -y en una etapa más avanzada- los concursos para cubrir el juzgado 12, que era de Sergio Torres, quien asumió como juez de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires, y el de los cargos en la Sala I de la Cámara Federal que hoy ocupan los magistrados trasladados Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi. También otro para seis cargos en los Tribunales Orales Federales, donde se juzgan las causas que llegan a juicio y que hoy tienen especial protagonismo por los expedientes que están allí de la vicepresidenta Cristina Kirchner y de ex funcionarios de su gobierno y que podrían recibir las causas que involucran al macrismo.

A todos esos concursos, cuando finalice la parte técnica, vendrá la política. Para aprobar un concurso, con su terna de candidatos enviada al Poder Ejecutivo, en el Consejo se necesita una mayoría especial de nueve votos de los 13 consejeros que lo integran. Hoy el oficialismo cuenta con seis, más el de Camaño, una aliada del bloque en las decisiones clave, y la oposición también con seis. Por eso se necesitan acuerdos entre los dos sectores para poder avanzar en los concursos. Y eso implica repartir los cargos para los candidatos que tengan el visto bueno de cada sector.

Continue Reading

Política

La “ley pandemia” no avanza en el Congreso y el Gobierno analizará los últimos números para elaborar un nuevo DNU con restricciones

Published

on

By

El viernes 11 vence el actual decreto. No se sabe aún si habrá confinamiento estricto para los próximos fines de semanas. Alberto Fernández tiene pensado hablar con los gobernadores entre miércoles y jueves

Los números sobre los contagios y los fallecimientos que entregue la pandemia durante los próximos dos o tres días definirán el formato del nuevo DNU que tiene previsto firmar el presidente Alberto Fernández antes de que finalice esta semana. El viernes 11 vence el último Decreto de Necesidad y Urgencia vigente y todavía no se definió si mantendrá la misma estructura de cierres estrictos para este fin de semana y los siguientes. Sí resulta bastante improbable que se vuelva a un confinamiento estricto como el que rigió entre el 22 y el 31 de mayo con el fin de reducir la circulación en todo el territorio nacional ante el crecimiento exponencial de los casos de coronavirus.

Este fin de semana será el último comprendido por el DNU que el jefe de Estado firmó el 30 de abril, que estableció un cronograma de nueve días de confinamiento “total”, cinco de medidas “intermedias”, dos “duros” (sábado y domingo) y cinco más de “relajamiento”. Desde el gobierno pretendían que las nuevas medidas pudieran adoptarse mediante una ley que se envió al Congreso Nacional pero, aunque no pierden las ilusiones de que el debate en Diputados avance, los tiempos apremian.

“En la semana esperamos que se pueda empezar a debatir”, dicen con cierto optimismo en la Casa Rosada en referencia al proyecto de “Ley de Emergencia Covid” o “ley pandemia” que Alberto Fernández envió el 30 de abril al Congreso y que ya obtuvo media sanción del Senado, donde el oficialismo tiene una amplia mayoría. Desde el Ejecutivo quieren establecer parámetros sanitarios, epidemiológicos y demográficos a tener en cuenta para definir las acciones de mitigación viral, y determina las facultades del Presidente y de los gobernadores para dictar “medidas de cuidado de la población”.

Otros integrantes de la coalición oficialista sostienen que es complejo que se pueda lograr el quórum en la Cámara baja para que los legisladores comiencen a discutir la iniciativa gubernamental. Desde la oposición argumentan que, de aprobarse, el Presidente gozará de “superpoderes” respecto del manejo de la pandemia de coronavirus y esta postura dificulta un acercamiento sobre el tema.

Hasta ahora se aplicó el semáforo epidemiológico para determinar las restricciones. Según el proyecto de ley, cuando una región queda comprendida en estado de “alarma” es porque el sistema sanitario está a punto de colapsar. Y ante este tipo de situaciones las medidas que se pueden adoptar son “cierres de ferias y shoppings y circulación limitada a partir de las 20″. Otra iniciativa que puede adoptar el Poder Ejecutivo es “suspender la presencialidad en las escuelas hasta que se pase a un estado inferior” de peligro.

De acuerdo a la letra de la iniciativa, el “estado de alarma” solo puede regir para conglomerados de más de 300 mil habitantes, mientras que en los lugares de menos de 40 mil se aplican las reglas generales y las decisiones adicionales de gobernadores.

En aquellas zonas que estén en “alto riesgo”, se agrega por ley, la prohibición de las reuniones familiares, el cierre de salones de fiesta y de salones gastronómicos, prácticas recreativas en lugares cerrados, bingos, reuniones religiosas y restricciones adicionales de circulación”.

Si las medidas no funcionan tras 21 días y los gobernadores no actúan, el Gobierno Nacional tendrá la posibilidad de “tomar medidas y evitar pasar al estado de alerta”.

“Nosotros lo que buscamos es que se apruebe la ley. Si la ley se aprueba se van a aprobar estos parámetros objetivos epidemiológicos y sanitarios. Y va a indicar aquel que está en alarma epidemiológica y no va a haber más discusión. Quien está en alarma epidemiológica es un dato objetivo. Quien está en alarma epidemiológica debe tomar esta serie de medidas de restricción de circulación. Por ejemplo que los comercios cierren a las 7 de la tarde. Que no se puede circular después de las 8 de la noche. Que la actividad educativa pasa a ser virtual o remota”, expresó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en una reciente entrevista con Infobae.

También dejó en claro Cafiero que si la “ley pandemia” no pasa por el tamiz del Congreso durante esta semana, habrá un nuevo DNU “con las medidas del semáforo epidemiológico”.

Las respuestas de Cafiero evidencian el malestar que causó la determinación de algunos gobernadores al desobedecer anteriores decretos que intentaban disminuir la circulación de personas como método para frenar los contagios. Apunta principalmente a Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, quien decidió mantener las clases presenciales, y también a Mendoza y a Córdoba que fueron por un camino similar y que relajaron los controles y la fiscalización de las medidas.

Ante el crecimiento de contagios en esta segunda ola de COVID-19 que se acentuó desde abril de 2021 en Argentina, Alberto Fernández convocó a los gobernadores antes de la confección de cada DNU. Esta semana no sería la excepción: entre miércoles y jueves es probable que haya contactos virtuales con los mandatarios provinciales. Los casos reportados disminuyeron en el AMBA pero la situación sanitaria en varios distritos del Interior es muy preocupante con zonas en alarma epidemiológica con ocupación de camas de terapia intensiva al límite.

En este sentido, fuentes de la Casa de Gobierno informaron que la reunión de esta tarde a las 18 por videoconferencia entre la ministra de Salud, Carla Vizzotti, y el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, con los gobernadores y gobernadoras de las 24 provincias en el Salón Norte de la Rosada estará centralizada en dos temas: el plan de vacunación y la compra de vacunas por parte de cada jurisdicción. Mañana habrá otra reunión de Vizzotti con sus pares de Salud de las provincias en el marco del Comité Federal de Salud (COFESA). Allí habrá evaluación de la situación sanitaria de cada distrito.

Continue Reading

CIENCIA

1 de cada 3 personas presentó problemas neurológicos o psiquiátricos en los 6 meses posteriores a tener COVID-19

Published

on

By

Así lo reveló un reciente estudio publicado en la revista científica The Lancet Psychiatry, realizado en 236.379 pacientes mayores de 10 años que investigó las secuelas neurológicas y psiquiátricas aparecidas entre el día 1 y hasta el día 180 luego de la infección

Una de cada 3 personas (33,6%) que atravesaron la infección por COVID-19 recibió un diagnóstico neurológico o psiquiátrico en los siguientes 6 meses. De ellos, el 17,4% evidenció trastornos de ansiedad, un 2,1% infarto cerebral, 1,4% trastorno psicótico, el 0,7% demencia y el 0.1% parkinsonismo. Entre ellos, la incidencia de eventos aumentó al 38,7% en aquellos pacientes que debieron ser hospitalizados, al 46,4% en los que debieron ingresar a las unidades de terapia intensiva y al 62,3% en un subgrupo que había presentado encefalopatía durante la internación. Para el 12,8% de las personas era el primer diagnóstico de este tipo.

Estos datos surgen de una reciente investigación denominada Resultados neurológicos y psiquiátricos a los 6 meses en 236.379 sobrevivientes de COVID-19: un estudio de cohorte retrospectivo utilizando registros de salud electrónicos, llevada a cabo por la Universidad de Oxford, que analizó -durante el período comprendido entre el 20 de enero y el 13 de diciembre de 2020- los datos de personas que habían padecido la enfermedad (mayoritariamente de los Estados Unidos) y que fue publicada en la prestigiosa revista médica internacional The Lancet Psychiatry. Los resultados confirman los hallazgos previos de otros estudios y plantean la necesidad de que los servicios de atención se anticipen y se los dote de recursos para afrontar estos problemas.

“Los pacientes que estuvieron hospitalizados o tuvieron presentaciones más graves son los que desarrollaron más cuadros de trastornos del ánimo, estrés postraumático y tuvieron más compromiso a largo plazo, mientras que los que cursaron casi asintomáticos experimentaron consecuencias más leves”, explicó en referencia a los resultados de este estudio el doctor Roberto Amon, especialista en Psiquiatría de Adultos y Profesor Asociado de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes.

Amon participó junto a los doctores Ricardo Allegri (Argentina) y José Manuel Santacruz Escudero (Colombia) de un seminario regional denominado “COVID-19 y sus efectos a largo plazo a nivel cerebral: revisando nuevos datos”, que se llevó a cabo recientemente en forma virtual para toda Latinoamérica organizado por la División Upjohn del laboratorio Pfizer y en el que se analizaron en detalle las conclusiones de este importante relevamiento.

Para los autores del estudio, “las asociaciones entre COVID-19 y los diagnósticos cerebrovasculares y neurodegenerativos son preocupantes y se requiere información sobre la gravedad y el curso posterior de estas enfermedades” (REUTERS)

Según trabajos previos, ya existía evidencia preliminar de una asociación entre COVID-19 y demencia y los datos actuales lo confirman. Aunque la incidencia estimada fue modesta en toda la cohorte de personas contagiadas con el coronavirus SARS-CoV-2, el 2.7% de los pacientes mayores de 65 años y el 4.7% de los que tenían encefalopatía recibieron un primer diagnóstico de demencia dentro de los 6 meses de haber tenido COVID-19. Para los autores del estudio, “las asociaciones entre COVID-19 y los diagnósticos cerebrovasculares y neurodegenerativos son preocupantes y se requiere información sobre la gravedad y el curso posterior de estas enfermedades”.

“Cuando se piensa en las complicaciones neurológicas por COVID-19, básicamente estas se dividen en tres tipos: las enfermedades neurológicas previas, que tienen mayor riesgo de complicaciones y de mortalidad a causa de la infección, como los pacientes con Alzheimer, que presentan más predisposición, más riesgo, más severidad y mayor mortalidad. En segundo lugar, las complicaciones neurológicas del COVID-19 agudo, como la anosmia (pérdida de olfato) y la ageusia (pérdida del gusto), el accidente cerebrovascular (ACV), el síndrome de Guillain-Barré y las neuropatías. Y, en tercer lugar, lo que se conoce como “long covid” o “post covid”, que es la persistencia de sintomatología neurológica una vez que pasa el episodio agudo y la posibilidad de agravamiento posterior o aparición de sintomatología neurológica posterior al episodio agudo”, señaló Ricardo Allegri, Jefe de Neurología Cognitiva del Instituto de Investigaciones Neurológicas Fleni, de Argentina. Y agregó: “Es importante tener en cuenta las conclusiones de este estudio de The Lancet, no sólo para el diagnóstico y el manejo de casos agudos, sino para ver cómo vamos a organizar el sistema de salud en el próximo tiempo”.

“Desde el inicio de la pandemia y de la implementación de restricciones a la circulación, estamos viendo las consecuencias que puede traer el confinamiento, como el estrés postraumático, tasas más altas de depresión y de trastornos de ansiedad, síntomas que no siempre constituyen enfermedades, pero sí gran estrés emocional que se manifiesta de diversas maneras. También se ha observado un aumento de las tasas de suicidio”, afirmó José Manuel Santacruz Escudero, médico psiquiatra y psicogeriatra y presidentede la Asociación Colombiana de Psiquiatría. “A medida que pasan los meses van apareciendo investigaciones sobre este tema y así llegamos a esta publicación más robusta, con un número de pacientes significativo y un tiempo de observación más prolongado que confirma lo que sospechábamos”, añadió.

El duelo, el aislamiento, la pérdida de ingresos y el miedo están generando y agravando los trastornos de la salud mental (The New York Times)

l duelo, el aislamiento, la pérdida de ingresos y el miedo están generando y agravando los trastornos de la salud mental. A criterio de los especialistas, entre los factores de riesgo para desarrollar ansiedad y/o depresión durante la pandemia se registran los sociodemográficos, como vivir solo, poseer menor o mayor nivel educativo, no tener hijos o tener más de 2 y ser mujer. Pero también destacan la importancia de los factores psicológicos o sociales, como una mala autoevaluación del estado de salud, mala calidad del sueño, alto nivel de estrés, ingreso económico familiar inestable, soporte familiar escaso, eventos de vida estresantes, familiares o conocidos con diagnóstico de COVID-19, presentar una enfermedad actual o tener antecedentes de determinada patología, y una alta exposición a los medios de comunicación.

Si se toman en cuenta otros reportes internacionales, se ve que el 96,2% de los pacientes hospitalizados y estables con COVID-19 presentaron estrés postraumático. A su vez, los niños y las mujeres fueron de los segmentos poblacionales más afectados. De hecho, en países como España e Italia, se reportó que el 77% de los chicos experimentó dificultad para concentrarse y que el 39% padecía irritación y agitación. “Mujeres, niños y adultos mayores han sido, con más frecuencia, las principales víctimas del aumento de la violencia doméstica reportada durante el año de confinamiento”, aportó Santacruz Escudero.

“La pandemia ha perturbado o paralizado los servicios de salud mental esenciales del 93% de los países, además los mismos pacientes dejaron de asistir a sus controles presenciales los primeros meses; luego, lentamente, se fueron retomando las atenciones y, al mismo tiempo, fueron implementándose atenciones virtuales y se dieron facilidades para adquirir los medicamentos mediante recetas electrónicas. El riesgo de dejar las consultas y los medicamentos es serio, ya que, por ejemplo, los pacientes con trastornos del ánimo pueden descompensarse y experimentar nuevos episodios depresivos en un contexto muy adverso; los pacientes con trastornos psicóticos pueden presentar episodios graves agudos que requieran hospitalización y pueden recaer los pacientes con adicciones que están estables luego de haber dejado de consumir alcohol y drogas”, subrayó Amon.

En países como España e Italia, se reportó que el 77% de los chicos experimentó dificultad para concentrarse y que el 39% padecía irritación y agitación (REUTERS)

Entre las estrategias recomendadas para cuidar la salud mental, Santacruz Escudero recomienda mantener rutinas regulares y con un horario equilibrado entre vida personal, trabajo y estudio, dormir 7 a 8 horas por noche, limitar el consumo de café y alcohol, mantener el contacto social de manera segura, ya sea en forma presencial o virtual, hacer ejercicio al menos 30 minutos cada día, llevar una dieta saludable del tipo mediterránea o similar y no caer en la desesperanza.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomienda disminuir el tiempo que dedican a mirar, leer o escuchar noticias, para minimizar el riesgo de presentar síntomas de ansiedad o angustia, y protegerse a sí mismos y brindar apoyo a otras personas, como por ejemplo, llamar por teléfono a los que puedan necesitar asistencia adicional.

Para la realización de este análisis retrospectivo, se utilizaron datos obtenidos de la red de registros de salud electrónicos TriNetX Analytics Network, una base de datos con más de 81 millones de pacientes que registra en forma anónima información de historias clínicas electrónicas de 62 organizaciones de atención médica, principalmente en los Estados Unidos.

La investigación, llevada a cabo por el doctor Maxime Taquet y colaboradores de la Universidad de Oxford, abarcó, por un lado, a un grupo de pacientes mayores de 10 años que tuvieron un diagnóstico de COVID-19, otro conjunto compuesto por personas diagnosticadas con gripe (influenza) y el restante grupo de control incluyó pacientes que habían padecido cualquier infección del tracto respiratorio en el mismo período, incluida la influenza. En sus conclusiones, se vio que la mayoría de las categorías de diagnóstico fueron más comunes en los pacientes que tenían COVID-19 que en los que tenían influenza u otras infecciones del tracto respiratorio.

Continue Reading

Trending